Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Fundación Siglo para el Turismo y las Artes

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal

El MSM de Castilla y León inaugura una nueva exposición: "Ursi, escultor y minero"

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Compartir

Fecha de publicación:

11 de enero de 2019

Fuente:

Consejería de Cultura y Turismo

Descripción:

El Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León inaugura el día 11 de enero una nueva exposición temporal titulada "Ursi, escultor y minero’, que muestra diversas piezas de temática minera, y que podrá visitarse hasta el 31 marzo del año 2019.

Contenido:

Ursicino Martínez (1932-2007), Ursi, es uno de los escultores contemporáneos más reconocidos de Castilla y León. Buena parte de su obra se conserva en el Museo de Ursi, ubicado en la localidad palentina de Aguilar de Campoo, cuya colaboración ha hecho posible que las piezas de temática minera del artista sean expuestas en el Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León.

No fue casualidad que Ursi eligiera el trabajo minero como inspiración para sus primeras creaciones. Era un ámbito que conocía muy bien, pues con veintiún años ya era un minero experimentado en las minas de Barruelo de Santullán (Palencia), donde permanecería seis años, con una brillante trayectoria laboral.

Pero su pasión por la mina fue superada por su pasión por el arte, abandonando el trabajo minero para ingresar becado en la Escuela de Artes de Palencia, donde permaneció dos años.

Sin embargo, el esfuerzo del trabajo en las galerías, el ambiente opresivo bajo la tierra y la desgracia que acompaña al accidente, se quedaron grabados para siempre en Ursi, quien los refleja en sus esculturas mineras como nadie hasta ahora ha hecho.

La exposición incorpora sus primeras obras de tema minero, dos grandes tallas esculpidas en troncos de olmo con el título de Rampero y Picador con martillo neumático, que junto con un alto relieve que muestra un rampero en la explotación, han sido cedidas por el Centro de Interpretación de la Minería de Barruelo de Santullán (Palencia).

Junto a ellas, completan la exposición otras veinte esculturas de pequeño y mediano formato, en madera de roble y bronce que reflejan los principales trabajos del interior de la mina. En ellas se compaginan figuras exentas con otras que muestran los espacios de la mina en los que se desenvuelven los trabajos.

Sus poses forzadas obligadas por los angostos espacios de la mina le sirven para mostrar un estilo propio basado en la tensión de las formas y la representación de esfuerzos casi titánicos.

Ursi era consciente de que para entender la mina de interior es preciso una quimera: mostrarla toda en su conjunto. En su afán didáctico realiza varios relieves sobre la mina donde agranda el escenario, mostrando ramplas completas. Ese interés porque todos comprendan el funcionamiento de las explotaciones se encuentra en la exposición de dos maquetas de gran tamaño. Con ellas, Ursi, consigue abrir a la mirada exterior la montaña con varios niveles y ramplas.

Si en su día, otro artista palentino, Ambrosio Ortega, fue conocido como “Brosio, el pintor de los mineros”, sin duda Ursicino Martínez merece el título de “Ursi, el escultor de los mineros”.

La exposición, puesta en marcha por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, será inaugurada el viernes 11 de enero a las doce horas y podrá visitarse de forma gratuita en horario de museo, del 11 de enero al 31 de marzo de 2019.

BIOGRAFIA.

Ursicino Martínez Montiel, “Ursi” como es conocido por todos, nace en el seno de una familia agro-ganadera el 20 de junio de 1932 en Villabellaco, una pequeña pedanía próxima a Barruelo de Santullán en el norte de la provincia de Palencia.

Su infancia y adolescencia discurre ayudando a la familia en los trabajos del campo. En este ambiente experimenta su primer contacto con la talla y el dibujo. Acostumbrado a trabajar la madera se entretiene reproduciendo objetos cotidianos con gran delicadeza. A los 12 años ya es capaz de reproducir, con materiales elementales, billetes de la época con gran realismo. Uno de esos trabajos se conserva en el Museo de la Policía en Ávila como pequeño tesoro gracias a su delicadeza.

En 1953 ingresa en las minas de Barruelo donde permanecerá cuatro años en Mina Petrita y otros dos en el Pozo Calero. Durante estos años se casa con Ángeles Fernández Vega. Ambos se trasladan a vivir a Barruelo donde nacerá su hija Estilita. Es en este pueblo donde talla su primera obra importante, un Cristo Crucificado que le avala para obtener una beca en la escuela de artes de Palencia.

Para compaginar su formación artística con el trabajo solicita ser mutado de la mina a la fábrica de briquetas (aglomerados de carbón) que la empresa barruelana posee en Venta de Baños. Dos cursos permanecen en la escuela dirigida por Mariano Timón donde recibe lecciones de modelado y dibujo. Al ser rechazado para su ingreso en la academia de San Fernando en Madrid decide dar un cambio radical a su vida y en 1960 emigra a Sao Paulo en Brasil.

Once años vivirá junto a su familia en el país sudamericano trabajando primero en un taller de imaginería, más tarde en una fábrica de máquinas para la industria del plástico y en los últimos ocho años creando su propia empresa en el sector.

Cuando decide regresar a España en 1971 se instala en Barruelo. Pero en esos años se están cerrando los últimos pozos mineros de la zona y el valle entra en una profunda crisis por lo que la familia decide que es más conveniente establecerse en Aguilar de Campoo que se ha convertido en el núcleo de población más próspero de la zona.

En Aguilar, donde se traslada en 1973, regentará un pequeño establecimiento de perfumería y droguería situado en la plaza mayor que le permitirá la tranquilidad necesaria para retomar la obra artística, que abarca maquetas de edificios, grandes obras en madera de olmo, esculturas de tema minero, deportivo, etc. Gran parte de su obra artística se desarrolla en sus años en Aguilar donde en 1985 instalará un taller en la calle de Bernardo del Carpio que le facilita acometer obras de mayor tamaño. En 1988 ya puede permitirse dedicarse por entero a la escultura y en 2001 inaugura un museo con gran parte de su obra en una casa que él mismo se encargó de rehabilitar junto a la puerta medieval de la Tobalina en pleno casco histórico de Aguilar.

Ursicino morirá a los 74 años un 7 de enero de 2007. Su obra esparcida por muchas plazas de la capital palentina, en el centro de interpretación de la Minería de Barruelo o en su museo que cada año reabre sus puertas al público contribuyen a que la figura de Ursi siga siendo un referente en el panorama cultural de la zona.