Inicio. Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Fundación Siglo para el Turismo y las Artes

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal. Saltar al inicio.

Exposición de Jorge Represa: "Mi lugar en cualquier lugar"

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Abre una nueva ventanaExportar
  • Compartir

Fecha de inicio:

27 de junio de 2019

Fecha de finalización:

12 de enero de 2020

Hora de inicio:

De martes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 hrs. Sábados, de 11:00 a 20:00 hrs. Domingos, de 11:00 a 15:00 hrs.

Colectivo destinatario:

Todos los públicos.

Tipo de evento:

Exposición

Entidad organizadora:

Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente

Lugar de celebración:

Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente

Plazuela Bellas Artes, s/n.. C.P.: 40001 Segovia.

921 462010

921 462277

http://www.museoestebanvicente.es

Más información

Directorio completo

Descripción:

La exposición MI LUGAR EN CUALQUIER LUGAR  muestra el trabajo del fotógrafo vallisoletano Jorge Represa, desde su particular y original punto de vista.

La muestra reúne un total de 76 fotografías que se articulan a partir de una columna vertebral, una suerte de “Diario Visual”, que comienza en el año 2004 con Valsaín, Segovia, como principal testigo, y que supone un cambio fundamental en su carrera. Durante un año y medio Jorge Represa emprende su viaje, íntimo y personal, hacia un tipo de fotografía que se nutre del “alma” del lugar y del momento vivido. Observa la realidad, la interioriza y la captura en un ejercicio de depuración. Comienza el relato de su propia vida a través de fotografías donde nos muestra a su familia, el paisaje que le rodea, la fauna que la habita. En los últimos años se ha centrado en retratar el esplendor del paisaje de Cantabria a través de unas fotografías sugestivas y líricas en las que la frondosa vegetación o el bravío mar, entran en pugna con el desierto castellano. Estas imágenes no pretenden una descripción real del paisaje, por lo que están ejecutadas en una clave subjetiva que las sitúa en el límite de lo real.

Su formación, autodidacta, se debe al estudio en profundidad de los grandes fotógrafos de la historia como Edward Weston, Weegee, Larry Towell, Cartier Bresson, Winogrand, etc. De ellos aprende el lenguaje fotográfico, los recursos compositivos y, sobre todo, lo que se ha convertido en su principal motor creativo: la búsqueda de la esencia.

Lisette Model decía: “hay que fotografiar con las tripas”, es decir, desde el sentimiento y la pasión, y esto es lo que vemos en las fotografías realizadas por Represa a partir de 2008, cuando comienza a viajar y “retratar” ciudades de una manera poco convencional, alejado de tópicos y típicas imágenes. Se preocupa en buscar la fisonomía escondida, el alma, aquello que late en el interior de grandes y pequeñas urbes y que se proyecta, de forma natural, en sus habitantes. Esta interpretación poética nos permite un análisis descontextualizado de ciudades como Venecia, Roma, Nueva York, Londres, La Habana o Buenos Aires, lo que nos lleva a mostrar las instantáneas de estas ciudades de forma conjunta, como si de una secuencia se tratara, primando el conjunto frente a la individualidad.

A la manera de los fotógrafos de los que aprendió, y con la cámara como único equipaje, deambula por las calles -su escenario principal-, como un habitante más, intentado pasar desapercibido, sin alterar el orden y el ritmo habitual de las personas que, sin pretenderlo, se convierten en los protagonistas de la escena.

Lo que interesa es buscar la singularidad dentro de la cotidianidad como hicieran, en el siglo pasado, los grandes maestros que trazaron la historia de la fotografía. Así, Jorge Represa transforma la realidad en fantasía, y nos revela una refinada imagen construida desde la belleza. Su contemplación no solo enriquece la vista, sino también el pensamiento. ¿Qué misterio habrá detrás de las lonas que cubren un edificio típicamente neoyorquino? ¿Quién baila al son de qué música en un estudio vacío de La Habana?. El espectador se plantea múltiples situaciones y crea distintas lecturas ante la ausencia, el silencio y la memoria de lo que fue o pudo ser…. Al mismo tiempo el artista nos hace cómplices de un constante desafío de los cánones elementales de la fotografía, que derivan en unos encuadres magníficos transmisores de misterio y magia.

Cerrando la muestra hacemos un guiño a la que fue la actividad habitual de Represa entre finales de los 80 y 2004: el retrato de famosos. Mostramos una selección pequeña en la que personajes procedentes del mundo del cine, la música, la danza, o la literatura, se descubren ante nosotros gracias a que el fotógrafo ha sido capaz de extraer lo más recóndito de la persona -no del personaje-, para potenciarlo. Al observar estas obras nos viene a la memoria el nombre de una de las grandes figuras de la fotografía y que transformaría el retrato como género fotográfico: Richard Avedon, de él recuperamos una de sus célebres sentencias: “He trabajado en una serie de negaciones. No a la luz exquisita, no a las composiciones aparentes, no a la seducción de las poses o de la narrativa. Y todos esos noes me han forzado al sí. Tengo un fondo blanco, una persona que me interesa y cosas que ocurren entre nosotros”.

Nombres como Penélope Cruz, Miguel Delibes, Leonard Cohen, Willem Dafoe, Woody Allen, Mónica Belucci, B.B. King, o Samuel L. Jackson entre otros, “apelan” al ingenio del fotógrafo para que no capte su belleza exterior, a todos los ojos visible, sino su esplendor más secreto resultando unas imágenes con una fuerte carga expresiva.

“Veo con el corazón, no con los ojos” decía Esteban Vicente pero, de la misma manera, podríamos adjudicar esta sentencia a Jorge Represa. Es indiferente si el instrumento para plasmar esa realidad interior es un pincel o una cámara fotográfica, la importancia está en ser capaz de transmitir sensaciones y provocar al espectador para que se plantee cuestiones ante lo que ve. Así, y solo así, el artista conseguirá su fin.

En una sociedad que vive rodeada de imágenes, rápida a la hora de captar y compartir, apelamos a ahondar en la profundidad, parar a mirar, a disfrutar, y a contemplar cómo nos explican la realidad los artistas pues, parafreaseando a Schopenhauer: “el artista nos presta sus ojos para mirar el mundo”.

 Ana Doldán de Cáceres
Directora Conservadora Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente

(Texto procedente de la web del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente)